Curso de introducción. Destiempos. Tres miradas sobre el arte contemporáneo en Colombia

Dirigido a:

Personas interesadas en ampliar su conocimiento histórico y conceptual acerca del arte en Colombia. No es necesario tener conocimientos previos de la historia del arte.

Inversión:

Preventa: 140.000 COP / 39 USD (hasta el 2 de abril)

Amigos MAMM: 130.000 COP

General: 165.000 COP / 46 USD

 

$165.000

Precio para Amigos MAMM:

$130.000

¡Siendo Amigo MAMM obtén mejores precios!

Descripción

Duración: 3 sesiones
Fecha: Sábados 10, 17 y 24 de abril de 2021
Horario: 10 a.m. a 12:30 p.m. (hora de Colombia)

Modalidad y plataforma: Las sesiones se desarrollarán de forma virtual a través de la plataforma Zoom.

Este taller está dirigido a personas interesadas en ampliar su conocimiento histórico y conceptual acerca del arte en Colombia. No es necesario tener conocimientos previos de la historia del arte.

Con este curso de introducción queremos hacer mención al arte contemporáneo de nuestro país, a nuestro momento histórico y a nuestro contexto socio cultural. Para esto, es necesario identificar las características de una cierta manera de concebir y desarrollar las prácticas artísticas en Colombia entre finales del siglo XX y comienzos del XXI.

Varios autores coinciden en que puede rastrearse un cambio de paradigma respecto a la categoría de arte en Colombia entre 1968 y 1978, cuando muchos artistas colombianos comenzaron a explorar los límites externos de la idea de arte moderno, expandiendo todos sus aspectos intrínsecos.

El curso propone tres miradas al sesgo que interroguen las concepciones artísticas que han surgido desde entonces, abarcando en general segmentos de cerca de 20 años de prácticas artísticas en donde se enfocarán algunos de los artistas más relevantes de cada periodo, y en donde se hará mención a algunos de los eventos que marcaron puntos de inflexión en cada momento.

Sesión 1

Mirar globalmente, ampliar fronteras y expandir límites (1968 a 1991)
Sábado 10 de abril
Docente: Jaime Cerón. Curador y crítico de arte independiente, artista plástico y Magíster en Historia y Teoría del Arte de la Universidad Nacional de Colombia. Ha sido Gerente de Artes Plásticas del Distrito Capital, Asesor de Artes Visuales del Ministerio de Cultura y Curador de la Fundación Misol para las Artes.

Décadas marcadas por bienales, salones regionales y eventos en los que se destacaron obras que no parecían circunscribirse al paradigma del arte moderno, entendido como actividad autónoma y auto referida. Los medios artísticos canónicos se usaban de manera desafiante y comenzaba a replantearse la relación entre la representación artística y la presencia del mundo.

 

Sesión 2

Mirar localmente, explorar el aquí y el ahora (1992 a 2005)
Sábado 17 de abril
Docente: Ana María Lozano. Investigadora, curadora y docente de la Universidad Nacional de Colombia y la Pontificia Universidad Javeriana. Maestra en Artes Plásticas de la Universidad Nacional de Colombia, Magistra en Estudios Culturales de la Pontificia Universidad Javeriana y candidata a Doctora en Arte y Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia.

Durante la última década del siglo XX los artistas valoraron de manera cada vez más aguda las políticas de la diferencia que funcionaban como una vía para negociar dentro de qué tipo de representaciones culturales se inscribían cuando sus prácticas circulaban por ámbitos globales o locales, contraponiéndose a una mirada desde el “norte cultural” y marcando puntos de referencia hacia proyectos futuros.

 

Sesión 3

Mirarse viendo, crítica a los ámbitos institucionales (2006 a 2020)
Sábado 24 de abril
Docente: Jaime Cerón. Curador y crítico de arte independiente, artista plástico y Magíster en Historia y Teoría del Arte de la Universidad Nacional de Colombia. Ha sido Gerente de Artes Plásticas del Distrito Capital, Asesor de Artes Visuales del Ministerio de Cultura y Curador de la Fundación Misol para las Artes.

A partir de 2006, con la puesta en marcha de Encuentro de Medellín, un evento de arte contemporáneo internacional propuesto por el Museo de Antioquia, en el que se articulaban todas las entidades, instituciones y organizaciones del campo del arte de la ciudad, la pluralidad de espacios para la circulación del arte emergente comenzó a ampliar el espectro de las prácticas de curaduría, así como las de la crítica e instauró la heterogeneidad como la constante en la oferta expositiva en diferentes ciudades del país.